Your browser is out of date!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Try Firefox or Chrome!

Nuestra histórica oficina

OFICINA DE SERVICIOS CULTURALES, TURÍSTICOS Y DE OCIO
Una forma diferente de conocer Toledo y su Entorno

   En este singular enclave toledano que ocupa toda la planta subterránea del edificio de viviendas del siglo XVII de la C/ Trinidad Nº3, localizamos una entrada secundaria o de servicio donde se ubicaban las caballerizas o cuadras de la época.

   Al acceder al interior del inmueble localizamos el empedrado original de la calle de Toledo, ya que según algunos cronistas de la ciudad, parte de las dependencias aledañas a la calle estaban incluidas en la misma hasta el siglo XVIII.
Una vez dentro, de frente, como si de un enorme “roto” en la pared se tratase, nos zambullimos en un espectacular pozo árabe de 5 metros de profundidad y de no menos de 1000 años de antigüedad. Excavado en la roca madre toledana, el granito de anatexia es vencido y horadado para crear una enorme cavidad de unos 200 m3 de capacidad, donde el líquido elemento aparece cristalino e inmaculado, manando del suelo, quizás de uno de esos manantiales y acuíferos naturales que fluyen a través de las entrañas milenarias de la ciudad.
Como dijo un cronista toledano…”Ciudad de manantiales, pozos y fuentes” y Luis Hurtado posteriormente <<…algunos (manantiales son) especulativos quieren decir que no son naturales, sino que como Toledo tiene tantas cisternas y aljibes ansí de lluvia como de acarreo u tantas minas o caños po donde bajan las inmundicias que lo surte dello, se trasmina y penetra por parte arenosas y betas de la peña, y salen estas fuentes donde han hecho su curso….>>
Continuamos nuestro paseo por la historia toledana pisando sobre donde lo hicieron caballeros y nobles toledanos allá por los siglos XVI-XVII……… sí, el suelo original de la casa permanece imperecedero 500 años después de ser creado, así como arcos, muros de ladrillo y piedra que nos demuestran la entereza y consistencia de su construcción, así como el saber y buen hacer de los maestros albañiles de la época.

   Y a casi tres metros bajo el nivel de la Calle Trinidad, retornamos de nuevo en el tiempo para sentirnos por un momento reclusos, mártires o presos de la dominación… ¿islámica?……..por afanar algún mendrugo de pan del mercado de turno o por desavenencias religiosas, ¿qué más da?, nos encontramos en una mazmorra árabe labrada en el mismo farallón rocoso que el pozo del que hacía referencia líneas atrás. Una bóveda granítica nos envuelve por completo para trasmitirnos no muy buenas vibraciones de las personas a las que pudo albergar…..eso sí, con el tiempo descubriremos los aljibes que bajo su suelo esconden sus aguas y refrigeran el habitáculo aportando frescor…

  Tres peldaños de ladrillo nos invitan a introducirnos en otra etapa gloriosa de la historia toledana, restos del Toletum romano, como no, dos alineaciones de sillares de granito afloran del suelo como si un ser vivo se tratase, pidiendo a gritos ser descubiertos en su totalidad y reclamar el esplendor y reconocimiento de un edificio de importancia, (por la ubicación que ocupa en la ciudad) que pudo tener ya hace 1900 años…

   Luis Hurtado de Toledo, en su Memorial dirigido a Felipe II en 1576, en menciona que el sitio donde se asienta la ciudad es una <<roca de mucha dureza y poca humidad>>, Madoz, en 1849, dice <<La mayor parte del vecindario hace uso del agua del r. Tajo, que es saludable y de buen beber, depositándola en aljibes que tienen las casas, los cuales se llenan en febrero o marzo, y permanece todo el año incorrupta y cristalina, hay además varias fuentes públicas y otras muchas dentro de propiedades particulares…

   Y como no podía ser de otra manera, cruzamos el último arco de las dependencias de este interesante inmueble para continuar mirando al suelo y recrearnos de nuevo con el uso del agua en la ciudad; en este caso se trata de un aljibe medieval cuya abertura se nos ofrece a ras de suelo, está carente de brocal pero no de agua, que siendo abundante y cristalina tuvo que abastecer a personas y animales a lo largo de los siglos en este entorno.

……y este ha sido nuestro paseo por una casa toledana del XVII, donde vestigios de otras culturas y pueblos irrumpieron a nuestro paso dejando un legado imperecedero…………………

                                                                                        Bienvenidos a Toledo y disfruten de su Entorno.

                                                                                                                Julián Baños Sánchez.

                                                                                                            Director de Entorno Toledo.